¿Realmente podrás conseguir los papeles ahora que la migra cambia?

Misael Salazar F.

La Administración Biden acaba de introducir en el Congreso su ambiciosa reforma migratoria con la cual, entre otros objetivos, se propone otorgar la naturalización a cerca de 11 millones de migrantes indocumentados.

Millones de inmigrantes esperan con ansias la reforma de Biden

La propuesta también incluye reducir los tiempos de respuesta a personas y grupos familiares que llevan tiempo esperando una solicitud de asilo y visas de residencia y trabajo.

Con lo expuesto en el documento de 400 páginas, la administración Biden aspira desmontar la política migratoria del expresidente Donald Trump, que prácticamente acabó con la esperanza de los migrantes indocumentados en Estados Unidos y quienes aspiraban ingresar al país en busca de mejores condiciones de vida.

Se trata de un viraje en la política migratoria estadounidense. Ya Biden emitió una orden ejecutiva que deja sin recursos la continuación del muro fronterizo ordenado por Trump.

A cambio, el proyecto de reforma plantea mejorar la infraestructura y agregar tecnología en los aeropuertos y puestos fronterizos para detectar el ingreso de drogas a territorio estadounidense. 

Consecuente con su ofrecimiento de campaña electoral, Joe Biden incluye en la reforma el apoyo económico para los países centroamericanos, con el fin de invertir en la reactivación económica para reducir el impacto migratorio hacia EE UU. De hecho, ya ofreció 4.000 millones de dólares para apoyar a los países centroamericanos con ese objetivo.  

La política migratoria de la nueva administración también prevé la reunificación de unos 600 menores de edad (niños principalmente) a quienes Donald Trump separó de sus familias, hecho considerado como violatorio de los elementales derechos humanos.

No todo será tan fácil

Aunque ambiciosa, la reforma migratoria propuesta por Joe Biden al Congreso, no será tan fácil de aprobar.

Al millones de migrantes les espera un largo proceso. La reforma debe ir al Congreso.

De hecho, algunas medidas ejecutivas ya ordenadas  por el presidente, han tropezado con la oposición de algunos jueces. Tal es el caso de la decisión de Biden  de suspender por 100 días la deportación de migrantes indocumentados.

La medida fue rechazada por el Fiscal de Texas, el republicano Ken Paxton, al considerar que la orden de Biden no fue consultada previamente.

Lo que sucede es que la reforma migratoria de Biden no es bien recibida sobre todo por los republicanos, muchos de ellos ubicados en puestos claves de la administración de justicia estadounidense.

Contra todo este aparato judicial, herencia de Donald Trump, tendrá que luchar la administración de Joe Biden.

¿Qué le espera a la reforma en el Congreso?

No sería extraño que la reforma migratoria propuesta por Biden, corra la misma suerte que el “impeachment” contra Trump en el Congreso estadounidense.

El Fiscal de Texas rechazó la orden de Biden de parar la deportación

Seguramente, será aprobada por la Cámara de Representantes, donde los Demócratas tienen mayoría.

No sucederá igual en el Senado, donde las fuerzas están equiparadas (50 votos demócratas y 50 votos republicanos).

La reforma necesita al menos 60 votos de 100, para ser aprobada, lo que indica que Joe Biden requiere 10 votos republicanos para poder conseguir avanzar con la iniciativa, en caso de que todos los demócratas voten favorablemente.

Algunos expertos consideran que la reforma migratoria será devuelta en el Senado. Joe Biden también sabe que la tarea no será fácil y ha adelantado que necesita negociar varios votos republicanos para lograr su objetivo.

Es muy probable que dicha reforma sufra modificaciones propuestas por los republicanos a cambio de su aprobación. Biden lo entiende y lo que falta saber es hasta dónde está dispuesto a ceder con el fin de conseguir los votos republicanos que necesita.

Por ahora, lo único claro es que los casi 11 millones de migrantes indocumentados, deben esperar el duro debate en el Senado para saber si, finalmente, podrán conseguir la tan anhelada residencia legal en los Estados Unidos.  

A la esperanza de los migrantes indocumentados le falta recorrer un largo y no tan fácil camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *