Ni la pandemia acabó la sed de ciclismo. La 56va. Vuelta al Táchira ha comenzado

Misael Salazar F.

Desde Lobatera, donde el viento sopla más fuerte, se escuchará este pandémico 17 de enero de 2021, el sonar de las bielas, el grito de los narradores, el trinar de los pájaros acompañando la caravana y el zumbido de los pedalistas rodando raudos hacia la capital del merideño municipio Alberto Adriani, la siempre elegante y querendona ciudad de El Vigía.

El espectáculo multicolor de la Vuelta al Táchira ha comenzado

Se dejará escuchar, entonces, el grito de victoria de una casta, la tachirense, que se niega a rendirse frente a los avatares. Ni la pandemia que ya cobra más de 80 millones de contagiados en el mundo y más de 2 millones de muertos, ni la tragedia económica que acompaña la raza, ni los pálidos e ineficientes servicios públicos, nada ha sido capaz de doblegar a los descendentes de Cipriano Castro. Al contrario: Este domingo rendirán homenaje al capachense que por estas tierras demostró su hidalguía y su templanza.

Ha comenzado la Vuelta al Táchira en Bicicleta en su edición número 56. Cuando todo hacía suponer que el evento insigne de los tachirenses resultaría opacado por la peor de las pandemias humanas y por una crisis económica y social que amenaza con agobiar los ánimos, los tachirenses se montaron la capa al hombro, como Aníbal cruzando Los Alpes, como Bolívar por el Pantano de Vargas, como Rafael de Nogales Méndez sitiando a Armenia, para sacar de abajo una carrera que no podía dejar de cumplir su ciclo histórico, precisamente por su grandeza.   

Será también, la que hoy comienza, una vuelta homenaje a los que se han marchado, no solo a otros mundos, sino a otras tierras en busca de futuro y tendrán que enterarse, desde la distancia, con el espíritu arrugado, que la Vuelta Grande de América se disputa por estos días en las tierras del Táchira y de Mérida, donde se han escrito páginas de escasa gloria, pero también de épicas victorias.

Seguramente, los narradores y comentaristas, nos recordarán hoy que ya no está con nosotros la primerísima voz de la narración ciclística, don Carlos Alviarez Sarmiento, con quien apretamos el alma cuando le cantaba a la Vuelta al Táchira y a los corajudos ciclistas que colocaron su esfuerzo para construir la grandeza de un evento tan nuestro como el Santo Cristo de La Grita o la benévola virgen de La Consolación de Táriba.

El narrador de ciclismo nacido en Lobatera, Carlos Alviarez Sarmiento

Precisamente, para obligarnos a hacer memoria, los organizadores de la carrera quisieron que la Vuelta en su edición 56, arrancara de Lobatera, “La capital del mundo”, como la definía siempre el mismo Carlos Alviarez Sarmiento.

Y nos recordarán los cantadores desde los tras móviles, que tampoco está con nosotros Ramsés Díaz León, el colombiano de Simacota que se aferró a esta tierra para cantar con sus hijos las glorias y las tragedias.

El periodista, Ramsés Díaz León

El mismo que escribió crónicas, columnas, comentarios y loas a la Vuelta al Táchira durante 17 ediciones, acompañará la caravana desde el infinito. Y a los tachirenses que junto a él pernoctan porque pertenecen a otros destinos, les dirá que la Vuelta al Táchira, de cuya grandeza es coprotagonista, continúa arando surcos y abriendo caminos a pesar de todo. Hoy Ramsés Díaz León amaneció con su libreta y su pluma preparadas. Nos enviará su crónica desde cualquier lugar en donde nuestra imaginación nos permita encontrarlo.

Fernando Lobo tampoco estará hoy en la caravana de manera física. Se lo llevó la pandemia a mala hora. Fernando, que tuvo las agallas de fabricar su propia emisora para darle otra voz a la Vuelta al Táchira, también contribuyó a elaborar esta historia de proezas.

Otro de los ausentes: Fernando Lobo Archila

Debe andar corriendo preparando la logística, la técnica, las voces, los lugares remotos, todo lo necesario para elevar a los altares esta carrera, en la cual todos los tachirenses tenemos un pedazo de nuestra alma. Por eso es que es tan grande e indestructible este invento de aquellos quijotes que un día se propusieron soñar una carrera y han logrado que el invento perdure por más de medio siglo. José Lucidio Martínez, muy vivo a Dios gracias, representa la estirpe de esos quijotes que se propusieron construir un sueño y lo lograron. 

La caravana multicolor de la Vuelta al Táchira en Bicicleta

A ellos va dirigido el zumbido de los 161 humanos que, montados en una bicicleta, marcharán cual cohetes disparados al viento rumbo a la ciudad que sirve de Vigía a toda la zona sur del portentoso Lago de Maracaibo.

La Vuelta al Táchira en su edición No. 56 ha comenzado. La damos gracias al Creador por esta hazaña.  

  Recorrido de la Vuelta al Táchira 2021

Primera etapa: 17 de enero

Lobatera – El Vigía. (132.2 kilómetros).

Una fracción para los velocistas

2da Etapa: 18 de enero

Circuito en Mérida (114.5 kilómetros)

3ra etapa: 19 de enero

Zea-La Grita (130 kilómetros)

Con un remate en ascenso de 10,6 kilómetros

4ta etapa: 20 de enero

Contrarreloj individual. Táriba-San Cristóbal (17,5 kilómetros)

5ta etapa: 21 de enero

La Pradera-Pregonero (145,8 kilómetros)

6ta.Etapa: 22 de enero

Santo Domingo-Casa del Padre (130 kilómetros)

Con 17,7 kilómetros de ascenso.

7ma. etapa: 23 de enero

Bramón-Cerro El Cristo (121,5 kilómetros)

Con un final de 2,5 kilómetros en ascenso.

8va.Etapa: 24 de enero

San Cristóbal-San Cristóbal. (109 kilómetros)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *