Si llegara a perder Joe Biden, el mundo no tendrá futuro. Tampoco las encuestas

Misael Salazar F.

No es que Joe Biden garantice la solución de todos los problemas que padece el planeta y sobre todo los Estados Unidos. Pero su victoria en las elecciones del venidero 3 de noviembre, al menos detendría ese huracán llamado Donald Trump, especialista en acabar con todo lo que consigue a su paso, incluso la esperanza.

Todas las encuestas dan ganador a Biden. ¿Es eso suficiente?

Y si el candidato demócrata llegara a perder las cruciales elecciones, (cosa que parece menos probable cada día), habría necesidad de cerrar todas las encuestadoras que le proporcionan un margen de ventaja entre 7 y 12 puntos sobre el megalómano magnate que hace de todo con tal de no perder la reelección.

A medida que el proceso electoral se acerca, las encuestas favorecen con mayor ventaja al ex vicepresidente y parecen alejar a Trump de su objetivo.

Es cierto que Hillary Clinton también ganaba en las encuestas en 2016 y terminó perdiendo la presidencia de los Estados Unidos.

¿Podría suceder igualmente con Joe Biden?

Todo es probable, pero el escenario de hace 4 años es muy distinto al de este año, por varios factores. El primero de ellos es que la ventaja de Biden sobre Trump, en este momento, es más notoria que la de Clinton sobre el magnate hace 4 años.

En 2016, Hillary Clinton aventajaba a Trump por unos 5 puntos en promedio en las encuestas. Esa ventaja, para algunos analistas, es lo que podemos llamar un empate técnico. Y en ese escenario, como sabemos, cualquier cosa puede suceder y sucedió que ganó Donald Trump.

La ventaja que Clinton tenía sobre Trump, hace 4 años, es la misma que tenía Biden sobre el presidente en julio y agosto pasado.

En este momento, a 10 días de las elecciones, hay estados donde el candidato demócrata aventaja por 10 o 12 puntos al republicano. Es decir, se trata de una ventaja sólida. En términos generales, la ventaja de Biden sobre Trump, en este momento, oscila entre 7 y 12 puntos, lo que no dejaría duda acerca de las enormes posibilidades de los demócratas.

Muchos desilusionados con Trump

En segundo lugar, Trump ya no es un candidato desconocido entre los votantes estadounidenses.

¿Los desilusionados con Trump, votarán a Biden?

Hace 4 años, jugaba a su favor la imagen de un hombre que de alguna manera garantizaba el sueño americano. Se trataba de un magnate convertido en candidato presidencial.

En 2016, Trump prometía la reivindicación de muchos sectores de la población estadounidense. Hoy, esos sectores se hallan más desilusionados que satisfechos con su gestión.

El candidato presidente ya no ilusiona como hace cuatro años. Al contrario. Hay muchos sectores preocupados por el futuro de los Estados Unidos, si Trump gana la reelección.

Hace apenas unos días, en plena recta final de la campaña electoral, el prestigioso periódico, The New York Times, editorializaba en contra del mandatario. Afirmaba que “…la reelección de Trump es la más grande amenaza para Estados Unidos, desde la Segunda Guerra Mundial”.

Importantes personalidades, incluso, han fijado posición pública alertando sobre el peligro que para el mundo significa una eventual victoria de Donald Trump el venidero 3 de noviembre.

El Covid termina de hundir al magnate

Desde que Donald Trump fue diagnosticado con Covid e internado en el hospital militar, el candidato republicano no ha hecho otra cosa que descender en las encuestas.

Biden está ganando en estados claves por el número de votos electorales que aportan

El destino le terminó jugando una mala pasada al presidente. Luego de varios meses anunciando su desinterés frente al Covid, mientras las cifras de contagiados y muertos aumentaban en su país, el presidente acabó infectado.

Y cuando el equipo médico de Trump anunció que el presidente tenía Covid, ya Estados Unidos lideraba la lista de países con mayor número de contagiados en el mundo (más de 8.000.000) de personas. Luego de este acontecimiento, su credibilidad se vino al piso y Joe Biden aprovecho para decirle a los electores que Trump no tiene un plan serio para afrontar la pandemia.

Trump carece de armas para defenderse de los ataques del candidato demócrata.

La vacuna tampoco dio resultado

En agosto pasado, cuando ya Biden aventajaba a Trump por más de 5 puntos en las encuestas, tanto el asesor de sanidad, como el mismo Donald Trump, anunciaron que, en octubre, a más tardar en los primeros días de noviembre, comenzaría el proceso de vacunación de los estadounidenses contra el Covid.

Era evidente que se trataba de un anuncio que pretendía impactar la campaña electoral, buscando que Trump mejorara en las encuestas.

Ambas personalidades expresaron que varias empresas estadounidenses tendrían lista la vacuna contra el Covid para el mes de octubre o noviembre, danto a entender que Estados Unidos sería el primer país en conseguir la vacuna contra el Covid. “Y los primeros vacunados serán los estadounidenses”, agregó Trump, como parte de la estrategia para posesionarse como el dueño de la solución contra los males ocasionados por el Covid en el mundo.

El 11 de agosto, sin embargo, el presidente ruso, Vladimir Putin, anunció que su país acababa de registrar la Spunitk-V, la primera vacuna del mundo contra el Covid.

Trump y la campaña republicana reaccionaron de inmediato. Descalificaron la vacuna rusa, afirmando que no había concluido todos los estudios científicos o clínicos necesarios para convertirse en una solución contra la pandemia.

Este hecho terminó de minar la credibilidad del magnate presidente. Lo que a muchos les queda claro, es que el presidente de los Estados Unidos no puede continuar siendo un hombre que miente a cada rato, que hoy dice una cosa y mañana responde lo contrario y cuyo discurso, no tiene coherencia con los hechos.

En síntesis, Trump luce hoy, a diferencia de hace 4 años, como un hombre a quien ya le descubrieron todas sus debilidades y, por lo tanto, como dijo The New York Times, “…no puede seguir siendo el presidente porque resulta ser una amenaza para los Estados Unidos”.

“Acabo de votar por un tal Trump”, dijo el presidente estadounidense tras sufragar en el Estado de La Florida, donde aspira obtener los 29 votos electorales es disputa. 

Ahora falta saber qué decidirán los millones de electores estadounidenses que, de acuerdo con las encuestas de hoy, votarían mayoritariamente al demócrata Joe Biden. Dentro de 9 días lo sabremos.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *