(Tour de Francia). Apenas la soledad acompañó la victoria del danés Krach Andersen

La de este domingo luce como una etapa donde se presagia tempestad. Son tres premios de montaña, incluyendo el Grand Colombier, final de la fracción 15 del Tour de Francia.

Al danés Soren Kragh Andersen le dio tiempo de celebrar antes de la meta

MisaelSalazar F.

Ya lo habíamos señalado con anticipación: La llegada a Lyon en el tramo 14 del Tour de Francia sería tranquila. Debía ser una etapa de transición y sucedió tal cual.

La etapa del sábado era la continuación de una fracción anterior que dejó muchos cambios en la clasificación general y era la antesala de una etapa, la de este domingo, que vuelve a presagiar tempestad en esta carrera donde Primoz Roglic y Tadej Pogacar parecen los ciclistas a ser derrotados si algún otro integrante del pelotón aspira coronarse en Los Elíseos.

Esta tranquilidad, esta oportunidad para tomar aire en espera del domingo, fue aprovechada por el danés Soren Kragh Andersen (Sunweb).

El espigado corredor metió el acelerador a casi dos kilómetros de la meta en Lyon y llegó acompañado de la soledad a cruzar la raya que sentenciaba el final de la travesía. Por eso tuvo tiempo de celebrar desde antes de cruzar la raya. La osadía de desafiar a los grandes candidatos le había rendido sus frutos. Con el brazo en alto saludaba la enjundia y el esfuerzo con que había pedaleado los últimos kilómetros de una jornada tranquila.

El gran pelotón arribó a 15 segundos, tiempo que no afectó a muchos ciclistas. Ni siquiera llegó a inquietar a los integrantes del Top 10 de la Clasificación General, de manera que todo quedó intacto en espera de la fracción 15 que promete todo menos la calma que vivió la caravana este sábado.

Rumbo al Grand Colombier   

Si la etapa 14 lucía tranquila en el papel, la de este domingo, fracción 15 del Tour de Francia, huele a tempestad, al menos en la teoría.

Imagen tomada de la página oficial del Tour de Francia

Son 174,5 kilómetros entre Lyon y Grand Colombier. La mitad de la etapa luce tranquila, sobre terreno prácticamente llano.

Pero a partir de la mitad del trayecto, en el kilómetro 111, aparecerá el primer gran puerto montañoso, Monteé de la Selle de Fromentel, de primera categoría, a 1.174 kilómetros sobre el nivel del mar.

A escasos 20 kilómetros aparecerá la segunda gran exigencia física del día. A 1.325 metros sobre el nivel del mar, aparecerá Col de la Biche, otro premio de primera categoría.

Y para rematar la gran jornada que promete ser, el pelotón debe ascender hasta los 1.501 metros sobre el nivel del mar en el Grand Colombier, el gran premio de montaña donde terminará la etapa 15, antes del descanso del día lunes.

Repetimos, si la jornada de este sábado lucía tranquila en el papel, la de este domingo luce intranquila, casi que anunciando tempestad. No puede ser tranquila una jornada con tres premios de montaña y una llegada en alto que puede continuar definiendo el futuro del Tour de Francia 2.020.        

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *