Un novato tiene derecho a la copa. (Freddy Vargas ganó la XXXVII Vuelta al Táchira en Bicicleta, 2002). XXXVII

Crónica tomada del libro: Vuelta al Táchira en Bicicleta. (53 Años de Historia), escrito por el periodista Misael Salazar Flórez.

Pocas veces puede suceder que un recién llegado gane la vuelta.

Al menos eso fue lo que pasó con Freddy Vargas, un jovencito que nació en La Mesa de Esnujaque, un bello poblado trujillano, donde sus padres sembraban papa y, como dijo el mismo ciclista,»…todo lo que se siembra en el campo».

Vargas comenzó practicando cross en su pueblo natal, hasta que se animó a bajar de aquellas tierras a probar suerte en el ciclismo. Ya en el año 2000 compitió en la Vuelta de la Juventud y en el año 2002 se inscribió en la Vuelta al Táchira aspirando al título de la Sub 23, es decir, el título de los novatos.

En la historia de la vuelta, Freddy Vargas es el campeón más joven. Ganó el título con 19 años de edad

Pero sus ambiciones no tenían límite. Había visto correr muchas veces a su ídolo, Miguel lnduráin y sabía que era muy duro vivir montado en una bicicleta llevando calor o agua o las dos cosas al mismo tiempo. De lnduráin y de la vida, aprendió, con todo y su juventud, que el éxito puede llegar, pero con dedicación y disciplina. Si ese era el precio, había que pagarlo.

Cuando arrancó la trigésima séptima vuelta al Táchira, el 12 de enero del año 2002, Freddy Vargas era apenas uno de los 123 ciclistas que aspiraban algún honor. Sus adversarios solo lo veían como el recién llegado, como el joven pedalista lleno de aspiraciones, nunca como un candidato al título de la vuelta. No había ninguna credencial ni ninguna razón para verlo como un serio aspirante al sitio donde se disputan los honores.

…Y comenzó la batalla

Eran 123 pedalistas, procedentes de República Dominicana, Cuba, Colombia, Italia, Bolivia y Venezuela, con varios clubes (18 en total), por su condición de anfitrión.

La primera etapa fue un circuito en la ciudad de Barquisimeto donde la victoria le correspondió, con liderato incluido, a Franklin Chacón del registro del Kino Táchira.

Entre Acarigua y Barinas ganó el colombiano Javier Amaya, pero el liderato quedó en manos de Manuel Guevara, quien también había sido líder en la vuelta del año anterior. Guevara mantuvo la camiseta de líder en el tercer tramo, un circuito en Barinas ganado por José Chacón.

Largo reinado de Murillo

Cuando finalizó la larga cuarta etapa de la vuelta (216 km), entre Socopó y Santa Ana del Táchira, que fue ganada por el novato Freddy Vargas, comenzó también el largo reinado de Juan Murillo, quien se acomodó como líder de la carrera.

Freddy Vargas había perdido mucho tiempo en el circuito de Barinas y junto a Murillo recuperaron mucho terreno en una larga fuga que se produjo en esta etapa. Esta fracción tan larga le permitió a Murillo ascender al liderato y a Freddy Vargas recuperar tiempo precioso para luego ganar la vuelta.

Murillo siguió siendo líder en el tramo quinto, entre Táriba y El Vigía, donde ganó el colombiano Carlos lbañez y permaneció como líder en el tramo entre El Vigía y Mérida, con Julio César Rangel como ganador de la etapa.

El flamante campeón de las dos ediciones anteriores de la vuelta, Noel Vásquez, ganó la fracción siete, entre Santa Cruz de Mora y La Grita, pero Murillo parecía un rey indestronable. Entre La Fría y el Cerro El Cristo volvió a ganar el colombiano Julio César Rangel y Juan Murillo continuaba vestido de líder. Manuel Guevara ganó el circuito en San Cristóbal con Murillo como líder. Giovanni Chacón ganó la etapa Palmira – Panamericano- San Juan de Colón y Murillo era el líder. Noel Vásquez fue el rey absoluto de la contra reloj individual en la Av. Libertador y Murillo era el líder.

Bastan dos etapas

Cuando se disputó la etapa número doce, entre San Rafael del Piñal y San Antonio del Táchira, ganó José Chacón y dejó de hablarse de Juan Murillo como el líder de la vuelta. Ahora el aspirante a líder de los novatos, el muchachito de la Mesa de Esnujaque, Freddy Vargas, era el amo y señor de la carrera.

Al admirador de Miguel lnduráin solo le quedaba la etapa trece, entre Rubio – Peracal – San Cristóbal. En este tramo ganó José Rujano, pero ya todo estaba hecho: Freddy Vargas, el de la Mesa de Esnujaque, con solo 19 años de edad, era el nuevo rey de la vuelta al Táchira.

De esta última fracción hay que decir que Noel Vásquez se vino a la rueda de Rujano. Freddy Vargas se quedó de este lote, pero el capachense le respetó al trujillano su condición de líder. Los cronistas señalan que, si Vásquez hubiera hecho un mínimo esfuerzo en aquella jornada, hubiera sido el ganador de la vuelta porque la perdió por escasos segundos.

Vargas llegó a la vuelta del 2002 por el título de los novatos y se quedó con ese trofeo, pero también con el título de la vuelta al Táchira, al que solo llegan unos cuantos elegidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *