Aplausos para un contrarelojero. (Aldrin Salamanca ganó la XXXIV Vuelta al Táchira en Bicicleta, 1999). XXXIV

Crónica tomada del libro: Vuelta al Táchira en Bicicleta. (53 Años de Historia), escrito por el periodista Misael Salazar Flórez.

En la edición número 34 de la Vuelta al Táchira tuvimos a punto de pasar otro trago amargo, como la huelga de ciclistas y comisarios, como la vuelta que no tuvo primera etapa o como la carrera donde retiraron al equipo de la Lotería.

La Asociación Tachirense de Ciclismo fue amenazada con un embargo por unas deudas contraídas con ocasión de la vuelta del año 1997 y cuyo monto ascendía a 6 millones, 800 mil bolívares, aproximadamente.

Finalmente se llegó a un acuerdo y se pudo pensar en largar una carrera que había sido planificada para 1.596 kilómetros, repartidos en 12 etapas y con 135 pe dalistas, inscritos con camisetas de Cuba, Colombia (con tres equipos), Italia (con dos equipos}, Rusia, México, Guatemala, Austria y obviamente Venezuela.

Entre los inscritos por Venezuela y, específicamente, por la Lotería del Táchira, destacaba un muchacho que había comenzado su carrera ciclística 10 años antes, es decir, en 1989 y lo había hecho, precisamente, en el equipo de la Lotería del Táchira.

«Me gustaba el ciclismo”, diría en una oportunidad. «Tenía la fiebre del muchacho y tenía la fiebre del ciclismo”, agregaría este joven que entrenaba en la carretera que conduce al llano y que de pronto llegó a vivir en el Velódromo J.J. Mora Figueroa: Nos referimos a Aldrin Salamanca.

Un contra relojero nato

No parece lógico, pero es necesario decirlo: la Vuelta al Táchira de 1999 fue ganada por un contra relojero nato. De hecho, Aldrin Salamanca fue campeón nacional en la especialidad de contra reloj individual durante cinco años y en ese mismo renglón fue medalla de plata en los Juegos Bolivarianos.

Sus condiciones como contra relojero eran innatas. «Yo nunca preparaba una contra reloj”, dijo una vez Salamanca. Pero siembre iba bien en este tipo de prue bas y la mejor demostración es que ganó la etapa contra el cronómetro disputada en la vuelta de 1999.

Le llegó la hora

Al joven que en 1995 se le había roto un tobillo producto de un accidente y que había permanecido inactivo durante un largo trayecto, parecía que le había llegado la hora de ganar la vuelta.

Comenzó la carrera el 16 de enero de aquel año con un circuito en la ciudad de Barquisimeto donde se impuso el cubano Juan Pablo Rodríguez. Como era obvio, el isleño fue el primer líder de la vuelta.

La segunda fue una etapa larga y sobre una topografía exclusivamente plana: 173.9 kilómetros entre Acarigua y Barinas, donde ganó el venezolano Elvis Firmino y él mismo asumió el liderato de la carrera desplazando al cubano Rodríguez.

Entre Abejales y San Antonio del Táchira se corrió el tercer tramo que ganó el campeón de la vuelta de 1988, Viacheslav Ekimov y el liderato pasó a manos de quien sería el campeón de las vueltas inmediatas, es decir, la 35 y la 36: Noel Vásquez.

Comienza el reinado de Aldrin

De aquí en adelante comenzaría el reinado del futuro campeón de la vuelta. Aldrin Salamanca ganó el trayecto entre San Cristóbal y Colón y se colocó la camiseta de líder, situación de privilegio que mantuvo en el tramo siguiente, entre Coloncito y Mérida donde se impuso el colombiano Freddy González y en la etapa número seis entre Mérida y Tovar, donde ganó el colombiano José Vanegas.

Siempre con Salamanca como líder llegamos a la etapa siete entre Zea y La Grita con victoria del colombiano Vladimir Forero y la etapa 8 entre San Cristóbal y el Cerro El Cristo, con la victoria para el colombiano Freddy González.

El tradicional circuito de la vuelta, disputado en las Avenidas España y 19 de Abril, fue para el ruso Vladislav Borisov. Salamanca mantuvo su condición de líder y la reafirmó en la contra reloj entre San Cristóbal y Táriba que hizo suya. Siempre de líder vio a Yosmer Méndez ganar entre Táriba y Bramón y a Rodolfo Camacho quien venció en la décimo segunda etapa con recorrido San Cristóbal – Peracal – San Cristóbal.

El soviético Ekimov no se hallaba en plenitud de condiciones para disputarle a Salamanca la contra reloj individual. De hecho, fue la única vez que este pedalista perdió una etapa contra el cronómetro, durante el tiempo que disputó la Vuelta al Táchira. Un año después se hizo campeón olímpico en esta especialidad.

Los aficionados vieron a otro muchacho de Mérida (Tovar), arribar victorioso al Velódromo donde se le rinden honores a los guerreros que pueden levantar la copa. Expresaría después el campeón de la vuelta en 1999, que era un orgullo haber ganado una carrera donde Colombia compitió con tres equipos, Italia asistió con dos divisas y donde se hallaba Freddy González quien venía de ser campeón de la montaña en el Giro de Italia. Aldrin Salamanca pudo ganar la vuelta después de la rotura de tobillo y de muchos meses de retiro forzoso debido a la recuperación. Luego tuvo otro accidente donde se lesionó una mano y el médico le recomendó su retiro. Desde entonces, entrena el equipo juvenil de la Lotería del Táchira. Desde allí, desde esa posición, vive el ciclismo intensamente, tal y como lo había vivido cuando era un ciclista activo. Viendo ganar a sus pupilos, siente que él también está ganando la carrera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *