Un santacruceño gana de atrás p’lante. (Leonardo Sierra, campeón de la XXVIII Edición de la Vuelta al Táchira, 1993). XXX

Crónica tomada del libro: Vuelta al Táchira en Bicicleta. (53 Años de Historia), escrito por el periodista Misael Salazar Flórez

Entre las localidades italianas de Módena y Áprica hay 223 kilómetros de distancia.

En este trayecto se corrió la décimo séptima etapa del Giro de Italia de 1990 y fue ganada en solitario, quién iba a creerlo, por un ciclista de Santa Cruz de Mora, un pueblito andino ubicado en los helados páramos merideños.

El pequeño y moreno corredor que le ganó al italiano Volpi y al francés Boyer, fue nada más y nada menos que Leonardo Sierra, «El León de Maporal’.  «Anduvo todo el día en solitario», reseñó la prensa italiana, destacando»…la habilidad escaladora y la torpeza descendedora» del ciclista venezolano y observando, también, «…el calamitoso descenso del pedalista ganador en Áprica, quien protagonizó un sainete de caídas y tantos traspiés antes de cargar con la victoria’

El culpable de esta historia, brevemente contada, es el estratega italiano Gianni Savio, quien descubrió a Leonardo Sierra y se lo llevó a Europa, convirtiéndolo en el primer venezolano en incursionar en el ciclismo europeo y el primer ciclista de nuestro país en ganar una etapa del Giro de Italia que terminó en Áprica. Así, precisamente, se llama la fuente de soda que posee Leonardo Sierra en Santa Cruz de Mora, como un homenaje a esta épica jornada.

Este ciclista nacido en Santa Cruz de Mora, ganó la etapa 17 del Giro de Italia de 1990 disputada entre Módena y Áprica

Tres años antes de su triunfo en Italia, Leonardo Sierra había corrido la vuelta al Táchira de 1987 que ganó Elio Villamizar, ganando la etapa que terminó en La Grita y alzándose con el título de campeón de los novatos. En 1988, cuando ganó el soviético Viacheslav Ekimov, Sierra volvió a ganar en La Grita y se alzó con el título de campeón de la Combinada.

Sierra se hace profesional

En 1989, Leonardo Sierra se hace profesional, gana el Giro de Trentino, el Giro de Friuli y el Gran Prix de Industrias y Comercio de Prato. En 1990 gana la etapa del Giro de Italia que culminó en Áprica, ocupando el puesto 10 en la clasificación general de la segunda carrera por etapas más importante del mundo después del Tour de Francia y en 1991 se ubica séptimo en el Giro de Italia. En 1991 y 1992 fue campeón nacional de ruta en Venezuela.

Comienza su vuelta al Táchira

Con el ZG Mobile italiano llega «El León de Maporal» a disputar la vigésima octava edición de la vuelta al Táchira, en el año 1993.

 Venía de ocupar el puesto 55 entre los 100 mejores ruteros del mundo, un lugar nada despreciable y su equipo estaba conformado, además, por Carlos Maya, Nelson «Cacaíto» Rodríguez, Stefano Collage, Diego Prettini y Roberto Carusso.

Sus rivales en la vuelta eran otros 91 ciclistas procedentes de Ucrania, Perú, Cuba, Ecuador, el Bono de Ciclismo de Norte de Santander y Venezuela.

La resonancia de su triunfo en el Giro de Italia, motivó a cuatro emisoras (Ecos del Torbes, Radio San Sebastián, 96.1 FM y Radio Latina de Rubio) a transmitir la vuelta al Táchira en su edición número 28.

De atrás p’lante

El ganador en Áprica comenzó la vuelta al Táchira con un duro traspiés, pues perdió 3 minutos y 49 segundos en la primera etapa que ganó el italiano Stefano Collage y ganó la segunda etapa disputada en un circuito entre las poblaciones fronterizas de Ureña y San Antonio. El italiano siguió siendo el líder de la vuelta.

Otro italiano, Roberto Carusso, ganó el circuito en San Cristóbal y su paisano Diego Prettini se alzó con el liderato de la carrera. La gran noticia aquí fueron los escasos 10 mil aficionados que acudieron al circuito tradicional de la vuelta, en contraste con los 65 o 90 mil de otras vueltas al Táchira.

Los amantes al ciclismo no se acostumbraban a la vuelta disputada en los meses de septiembre y octubre. Leonardo Sierra ganó la cuarta etapa disputada entre Cordero y Colón, pasando por Peribeca, pero el líder continuaba siendo Prettini. Volvió a ganar el santacruceño entre La Fría y La Grita, pero el líder seguía siendo italiano, solo que ya se hallaba a sólo 47 segundos del liderato.

Cuando culminó la sexta etapa de la vuelta, la victoria le correspondió a Nelson «Cacaíto» Rodríguez y el liderato permanecía en la humanidad de Prettini, pero Sierra ya era segundo en la general. Poco a poco había logrado descontar los 3 minutos y 40 segundos que había perdido en la primera etapa.

Sierra corta la montaña

La séptima fue una etapa difícil, disputada entre Táriba-EI Piñal y Siberia. Aunque parezca mentira, aquí gana el cubano Eliécer Valdez, pero Leonardo Sierra arriba segundo y se coloca la camiseta de líder. Esa era la posición que había aspirado desde el comienzo de la carrera.

La octava fracción se disputó entre San Agatón y el Cerro El Cristo y allí sorprendió el ucraniano Kirill Beljaev con el merideño como líder de la carrera. Entre San Josecito y Palmira, pasando por Peracal, ganó José Guiovany Vargas y era esta la primera etapa ganada por un ciclista venezolano, porque Sierra corría por una divisa italiana. El líder era el merideño de Santa Cruz de Mora.

La décima fue una etapa contra reloj de 28 kilómetros disputada entre San Cristóbal-Táriba y el Velódromo, que ganó Leonardo Sierra, demostrando por qué era el líder y campeón de la vigésima octava vuelta al Táchira. Sierra ganó 4 etapas de la vuelta, se coronó campeón de la carrera, fue campeón por equipos y campeón de la Regularidad. En total, el equipo ZG Mobile italiano ganó 6 etapas seguidas, igualando lo que había hecho Colombia en la vuelta de 1977. Fue esta también la primera vez que una etapa de la vuelta termina en El Cerro El Cristo. En 1993, Sierra volvió a ser campeón nacional de ruta, ganó una etapa del Gran Prix Café de Colombia y ocupó el puesto 34 en el Tour de Francia y el puesto 39 en el Giro de Italia. En 1995 fue descalificado de la vuelta a España y ocupó el puesto 63 en el Giro de Italia. Como vemos, fueron cerca de 10 años de actividad ciclística, etapa durante la cual «El León de Maporal”, levantó muchísimos trofeos. Este merideño se hizo campeón de la vigésima octava vuelta al Táchira.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *