Desde Rusia, Ramazán Galialetdinov recuerda a los tachirenses: “Siempre los llevo en mi corazón”

Aquel tártaro de 23 años que ganó la Vuelta al Táchira en 1982, hoy vive en Ciudad Samara (Rusia). Desde allí recuerda al Táchira y a los tachirenses.

Ramazán Galialetdinov tiene hoy 62 años y vive en Ciudad Samara (Rusia)

Misael Salazar F.

Ciudad Samara se halla ubicada en el Sur Oeste ruso, es decir, en la parte más europea de Rusia, a la orilla izquierda del Río Volga.

Es la ciudad sede de la industria espacial y aeronáutica rusa. De hecho, allí se halla el Museo Espacial, que reúne toda la historia de la industria aeroespacial de la otrora Unión Soviética.

Los turistas que visiten la ciudad puede acudir, también, a “El Bunker de Stalin”, una fortaleza construida en 1942, a 37 metros de profundidad, para, en caso de que por allí tuvieran que evacuar al jefe supremo de las fuerzas militares de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), Iósif Stalin.

Además de “El Parque de las Maravillas Galileo”, Ciudad Samara es la sede del popular equipo de fútbol ruso, Krylia Sovetov. Por eso mismo, Samara fue una de las sedes del Mundial de Fútbol de 2018. Y en El Malecón del Volga, todos los años se realiza la maratón ciclista, “Luka de Samara”.

Aquí, en esta ciudad rusa, ubicamos a Ramazán Galialetdinov, el flamante campeón de la XVII Vuelta al Táchira en Bicicleta, disputada en el año 1982.

El ruso, campeón del a Vuelta al Táchira en 1982

Es domingo 24 de mayo de 2020. En Colombia (donde se halla ubicado el autor de esta nota), son las 8 y 30 de la mañana. En Ciudad Samara, donde esta Galialetdinov, eran las 6:20 minutos de la tarde. En Bucaramanga, la temperatura se mostraba bien generosa, signos de que apretaría el calor con la misma intensidad de los días anteriores. En Samara, en cambio, la temperatura era de 20 grados según nos reseña Ramazán.

El primer ruso en ganar la Vuelta al Táchira

El primer ruso en ganar la Vuelta al Táchira tenía 23 años cuando logró la hazaña, en 1982, luego de varios intentos de los corredores soviéticos. Alexander Gusiatnikov había perdido la Vuelta del año anterior (1981), con Carlos Julio Siachoque. Fue el subcampeón de la vuelta y el campeón de las metas volantes, la regularidad y la combinada.

En 1980, cuando ganó la Vuelta Epifanio Arcila, corriendo por OPE-Trujillo, el ruso Andrei Vedernikov fue el campeón de las metas volantes.

En 1979, cuando el campeón del giro andino fue José Duaxt Hernández, el paisano de Ramazán Galialetdinov, Víctor Okelelov, fue el subcampeón de la vuelta, a escasos 26 segundos de Duaxt Hernández. Otro ruso, Ildar Gubaldulín fue campeón de la regularidad y la combinada.

En 1978, cuando el campeón de la Vuelta fue Efraín Rodríguez, el ruso, Anatoly Slauta, fue el campeón de las metas volantes. En 1977, cuando ganó José Patrocinio Jiménez, otro ruso, Rinat Sharafullín, le arrebató el título de los premios de montaña al eximio escalador colombiano.

En 1976, cuando Fernando Fontes se había coronado bicampeón de la Vuelta al Táchira, dos rusos formaron parte del cuadro de honor final: Arkadi Dicousar fue el campeón de las Metas Volantes y Yury Mijailov fue el campeón de la Regularidad.

En 1975, cuando Fontes ganó su primera Vuelta al Táchira, sus grandes rivales fueron el venezolano Nicolás Reidtler y el ruso Serguei Morozov, quienes al final se ubicaron segundo y tercero en la clasificación general, respectivamente.

En otras palabras, los soviéticos habían sido protagonistas desde que hicieron su aparición en la Vuelta al Táchira, pero no habían podido coronar el máximo trofeo, hasta que llegó el tártaro, Ramazán Galialetdinov, en 1982 y se alzó con el título de la Vuelta.

Hoy tiene 62 años y disfruta de una jubilación del estado ruso.

Como Galialetdinov no domina bien el castellano y el autor de la nota no domina nada del ruso, el periodista preguntaba…el ciclista traducía al ruso, volvía al traducir al castellano su respuesta y así mismo nos fuimos entendiendo.

¿Te acuerdas, Ramazán, cuando ganó la Vuelta al Táchira?

–Sí, me alegré mucho de ser el primer ciclista soviético que logró ganar esta carrera.

¿Y qué recuerdas del Táchira?

–Es una raza bien organizada. Sus montañas son muy pesadas. Como en el resto de Suramérica.

¿Y de la Vuelta al Táchira qué recuerdas?

–Tiene muchos fanáticos. Es una afición muy sudamericana, muy emotiva. Recuerdo calurosamente esa raza, esa gente, Venezuela, San Cristóbal. Muy bonita esa tierra.

¿Recuerdas algunos ciclistas de la época tuya en el Táchira?

–No me acuerdo muy bien. Pero todos eran muy combativos, muy gentiles.

¿Y las montañas por donde pasaba la Vuelta, muy duras?

–Ufff…montañas muy frías. Pero los ciclistas no se quejaban.

¿Luego de la Vuelta al Táchira, en qué otras carreras participó Ramazán Galialetdinov?

–En el Coors Clásico Internacional, en Estados Unidos. Eso fue en 1982, en Colorado.

¿Me regala un saludo para los tachirenses a través de www.sinfronterastoday.com?

–Claro. A todos los recuerdo. Táchira siempre permanecerá en mi corazón. Buena raza…buenos fanáticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *