Un duro duelo colombiano. (IX. Vuelta al Táchira en Bicicleta, 1974). XIII

Crónica tomada del libro: Vuelta al Táchira en Bicicleta. (53 Años de Historia), escrito por Misael Salazar Flórez.

Unos sesenta mil aficionados se habían aglomerado a lo largo de las avenidas España y 19 de Abril para presenciar el circuito inaugural de la Vuelta al Táchira en su edición número nueve.

Querían ver, entre otros, a Álvaro Pachón, «El Cóndor’; quien había regresado en un intento por ganar la carrera e igualar el récord de tres vueltas ganadas que ya había impuesto el siempre recordado «Cochise» Rodríguez. Lo acompañaban en esta empresa Juan de Dios «Escobita» Morales, Jorge González y Carlos Julio Siachoque.

Cuba debuta en la vuelta

Cuba incursionó por primera vez en la vuelta con Aldo Arencibia, Carlos Cardet y José Prieto. Suiza regresó con el medallista olímpico Xavier Kuermann; Leche Táchira inscribió a Nicolás Reidtler, Domingo Guerrero, Víctor Manuel Rubiano y José Duaxt Hernández. Juan Arroyo y Efraín Rodríguez también colocaron su nombre como aspirantes al pódium.

Por el Club Martell se inscribieron Fernando Fontes, Santos Bermúdez (el flamante campeón de la edición anterior), Luis Gabino Rosales y Marcos Avendaño. Entre estos hombres y el también recordado Cirilo Correa, debía quedarse el título de la vuelta, de acuerdo con la opinión de los expertos en estos asuntos del ciclismo.

Santos Rafael Bermúdez, el campeón del año anterior, ganó la primera etapa y mantiene el liderato hasta la segunda etapa cuando en Santa Bárbara de Barinas gana el colombiano Jorge González y lo despoja del primer lugar. Carlos Cardet sufre una aparatosa caída en este tramo. Solo su valentía hizo que el cubano se mantuviera en la competencia.

En la contra reloj individual (tercera etapa), entre Barinas y Barrancas, sobre 23 kilómetros, ganó el cubano José Prieto y Santos Bermúdez hace suyo el tramo entre Barrancas y Guanare. Prieto asume el liderato en nombre de la cuarteta cubana.

Nuevamente, la caravana se hallaba frente a la decisiva etapa Biscocuy-Valera, donde tantos ciclistas habían acariciado el triunfo, donde tantos otros habían conocido la desgracia. Cerca del primer premio de montaña en «Agua Negra’; Pachón marcha acompañado de Ramón Noriega y Jorge González. «El bicampeón de la vuelta cruza segundo por el paso de montaña y se descuelga para luego buscar el otro premio de montaña en «Árbol Redondo». Cerca de la meta, Pachón sufre dos pinchazos. En esta etapa, Nicolás Reidtler se cae, pero se reincorpora y Domingo Guerrero se retira producto del cansancio. Siachoque gana la etapa, pero Álvaro Pachón asume el liderato. Se van cumpliendo sus objetivos.

Guerra entre colombianos

Nadie entendió cómo en la sexta etapa, entre Valera y El Vigía, a la altura de Caño Zancudo, Carlos Julio Siachoque lanza un feroz ataque contra Pachón, su compañero de equipo y líder de la carrera. El cubano Carlos Cardet gana la etapa, Siachoque destrona al bicampeón y este se ubica de segundo en la general.

Entre El Vigía y Mérida gana Cirilo Correa y Siachoque mantiene el liderato. Entre Mérida y Tovar, cumpliendo la octava etapa, Siachoque pincha. Pachón, que pudo atacarlo aprovechando el percance, mantuvo la calma. Al fin y al cabo, Siachoque era el líder de la carrera y las reglas del juego ordenan que al líder no lo atacan sus propios compañeros; así Siachoque no hubiera respetado esta máxima del ciclismo. En el noveno tramo, entre Tovar y La Grita, se destapan todas las cartas. No queda duda que la batalla por la vuelta es entre los mismos ciclistas colombianos y no entre colombianos y venezolanos como había sucedido en las ocho ediciones ante riores. «Escobita» Morales lanza un ataque mortal contra Siachoque, gana la etapa y se ubica a escasos dos segundos del líder.

En la penúltima etapa, entre La Grita y Rubio, se reanuda la guerra entre los ciclistas colombianos. «Escobita» Morales vuelve a la batalla contra Siachoque, quien desesperado sale del lote a luchar contra todos, incluyendo su propia sombra. El líder pelea contra sus propios fantasmas, pero sus fuerzas le alcanzan para ganar la etapa y esperar la última y decisiva jornada.

La santa alianza

Al igual que el año inmediatamente anterior, donde Cirilo Correa claudicó frente al inclemente ataque de Santos Bermúdez, esta última jornada de la novena Vuelta al Táchira nos iba a deparar muchas sorpresas.

La noche anterior, en Rubio, se había materializado un pacto entre Álvaro Pachón y Nicolás Reidtler, despiadados rivales en muchas otras batallas libradas anteriormente.

La «santa» alianza da sus frutos tempranos. Los dos ciclistas parten del lote casi despidiéndose de Rubio. Por «Los Cacaos’; Pachón cruza primero y obtiene 15 segundos de bonificación. El bicampeón se ubicaba a 41 segundos del líder Siachoque y a 15 segundos de «Escobita» Morales en la general.

Cuando Álvaro Pachón pasó por el aeropuerto Juan Vicente Gómez, en la vuelta al Táchira de 1974, ya se estaba convirtiendo en campeón del giro

Juntos pasan por Peracal y Pachón gana la meta volante en El Aeropuerto de San Antonio. Gana otros segundos de bonificación y continúa el descuento porque de regreso vuelve a ganar la meta volante en el Aeropuerto. Ya tenía el mismo tiempo que «Escobita» Morales y estaba a punto de convertirse en líder en carretera. Le quedaba el premio de montaña en «Los Cacaos» y le quedaba la etapa para consolidar su triunfo.

En el ascenso a Peracal se va quedando Nicolás Reidtler, pero ya había cumplido con la parte del pacto. Pachón gana el premio de montaña y cuando marcha entre Capacho y Peribeca pincha en dos oportunidades. «Escobita» Morales lo alcanza. «El Cóndor» no gasta energía, apenas lo acompaña en aquella aventura esperando que Morales haga todo el esfuerzo.

Al final, «Escobita» Morales gana la etapa, Pachón es segundo en la raya se sentencia, pero había cumplido su sueño: ser tres veces campeón de la Vuelta al Táchira. Sumaba los mismos triunfos que su paisano «Cochise» Rodríguez. Habría que esperar 30 años para que un ciclista nacido en Santa Cruz de Mora, José Rujano, iniciara el camino para igualar el récord de los dos colombianos.

Hoy, cuando se cumplen los 55 años del evento calapédico, solo cuatro ciclistas comparten el honor de haber ganado tres vueltas al Táchira: «Cochise» Rodríguez, Álvaro Pachón, José Rujano y Manuel «El Gato» Medina. Yimmy Briceño, el campeón de la Vuelta al Táchira de 2012 y despojado del título en el 2014, parecía el ciclista con más posibilidades de agrandar esta lista honorífica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *