Honores de “Don Coraje” Miguel Samacá. (VII. Vuelta al Táchira en Bicicleta, 1972). XI.

Crónica tomada del libro: Vuelta al Táchira en Bicicleta: (53 Años de Historia), escrito por Misael Salazar Flórez.

En 1972 arribamos a la séptima edición de la Vuelta al Táchira que debe recorrerse en 10 etapas sobre una distancia de 1.125 kilómetros.

Panamá hace su debut en la Vuelta al Táchira con un equipo entre cuyos nombres figuran Felícito Hidalgo, Carlos Torres y Manuel Reyes, quienes vienen y se marchan con más pena que gloria. México regresa con «El Ranchero” Arnulfo Gon­ zález y Guatemala lo hace con Evaristo Oliva, ciclistas que habían participado en el giro anterior y la Lotería del Táchira inscribe, entre otros, a los siempre combativos Santos Bermúdez y Nicolás Reidtler.

Colombia llega a la vuelta con uno de los equipos más parejos y competitivos que ha traído al giro tachirense. Rafael Antonio Niño, «El Niño de Cucaita’; hace también su debut en la Vuelta. Lo acompañan Álvaro Pachón, quien ya ha expe­ rimentado los sabores del triunfo y Favio Acevedo, conocido como uno de los grandes gregarios de oro del ciclismo colombiano.

Panamá debuta en la Vuelta al Táchira

El hombre de Tuta

El otro integrante de la cuarteta colombiana era un pedalista que había nacido en Tuta, Boyacá y en 1972 tenía escasos 25 años de edad. Ya la crónica deportiva lo había bautizado como «Don Coraje», por la fuerza y el gran espíritu combativo que demostraba en cada etapa y en cada carrera donde aparecía inscrito su nombre. Era el propio obstinado en la acepción de Hermann Hesse. En las actas de bautizo de Tuta, quedó asentado como Miguel Samacá Hernández.

Miguel Samacá fue homenajeado como campeón de la Vuelta a Colombia del mismo año que ganó la Vuelta al Táchira

Ya había soportado las inclementes temperaturas y las duras presiones de la carrera tachirense. Ya había escuchado el zumbido de los motorizados y el aplauso de quienes se paran a la vera del camino para saludar el esfuerzo humano, porque había participado en la quinta edición de la Vuelta al Táchira que ganó su paisano Álvaro Pachón. No le era nuevo el camino que tenía que recorrer en esta oportunidad. No le era nueva la ilusión de ganar la vuelta.

Rafael Antonio Niño también hace su debut en la vuelta

En la primera etapa que ganó Domingo Guerrero, es decir, en el circuito de San Cristóbal, Samacá sufrió un desperfecto mecánico y solo arribó en el puesto 55 entre 79 pedalistas, perdiendo más de 10 minutos en la general. A Santa Bárbara de Barinas (segunda etapa), llegó de cuarto después del lotero Froilán Lobo Sosa, Antonio Bacca y Marcos Avendaño.

Segunda etapa contra reloj

En la segunda etapa contra reloj individual que se disputa en la historia de la Vuelta al Táchira, entre El Corozo y Barinas, sobre una distancia de 26 kilómetros, «Don Coraje» hizo sonar las alarmas. Ganó la etapa, pero no apareció entre los primeros 15 de la clasificación general liderada por Rafael Antonio Niño después del tramo contra el cronómetro.

Fue quinto en el corto circuito de Barinas que correspondía a la cuarta etapa ganada por otro tachirense, Néstor Nieto y seguía sin figurar en la lista de los opcionados en la clasificación general.

«Don Coraje» estaba esperando la dura etapa entre Barinas y Mérida, pasando por Mucubají. Tan pronto se iba pronunciando el ascenso, salió en busca del premio de montaña y antes de llegar a la cima se encontró con el resto del equipo colombiano. La cuarteta lideraba la etapa a sus anchas.

Mientras el ascenso se iba haciendo más exigente, Álvaro Pachón empieza a desfallecer. Las piernas tiemblan. La respiración cojea. El técnico «Pinta» Zea ve que Samacá demuestra muchas condiciones y lo lanza en procura de atrapar la gloria. Pasa el hombre de Tuta en solitario por el premio de montaña y comienza el descenso, siempre en solitario, como acostumbran estos pedalistas que desafían todas las adversidades. Entra triunfante en Mérida. Los aplausos le indican que es el nuevo ídolo. Ha despojado del liderato a su compañero Rafael Antonio Niño. Ahora es el amo y señor de la carrera.

En la sexta etapa, entre Mérida y Tovar, que ganó Víctor Manuel Rubiano, el nuevo rey llega de sexto. No pasa nada en la general. Entre Tovar y La Grita gana Antonio Bacca. Samacá es tercero y ahora los cuatro colombianos se hallan encabezando la clasificación privilegiada.

Santos Bermúdez, quien prácticamente andaba de incógnito en la vuelta, sacó las garras y le ganó el duelo a Álvaro Pachón en la etapa entre La Grita y Rubio, pero no pasa nada en la general, toda la artillería colombiana sigue al frente. En la novena fracción, disputada entre Rubio-Ureña y Táriba, gana otro venezolano: Nicolás Reidtler. La general sufre una variante: «EI Morocho’; con su triunfo, desplaza a Pachón del cuarto lugar.

Antes de la gloria, el drama

Queda por disputar el último trayecto entre Táriba-EI Zumbador y San Cristóbal. Samacá no puede regresar triunfante a la capital tachirense sin antes superar el último drama que a veces antecede a la gloria. Cuando el líder se acerca al premio de montaña en El Zumbador, se queda sin un tubular producto de un pinchazo. Álvaro Pachón pone en práctica lo que ha aprendido a lo largo de todos esos años: el trabajo en equipo siempre da frutos. Se baja de su bicicleta, desmonta uno de los tubulares y se lo entrega al líder. José Calixto Vera gana la etapa. «Don Coraje» gana la vuelta.

El tiempo se encargaría de demostrar que 1972 era el año de Miguel Samacá Hernández. El hombre que en 1970 había sido tercero, ganó la Vuelta al Táchira de 1972, el mismo año en que ganó la Vuelta a Colombia y el mismo año en que ocupó el noveno lugar en la prueba de ruta individual de los Juegos Olímpicos de Munich.

2 comments on “Honores de “Don Coraje” Miguel Samacá. (VII. Vuelta al Táchira en Bicicleta, 1972). XI.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *