Venezolanos en Lima. Los seres más ignorados durante la cuarentena

Limpian parabrisas en las avenidas de Lima o venden caramelos, tapabocas, guantes y juegos de mesa. Tratan de huir de la mirada policial porque los puede perseguir y se quedan sin llevar algo de comida para la casa. Se sienten los seres más ignorados del mundo.

Del mercado mayorista de Lima, donde trabajaba mucho migrante para ganarse el sustento diario, también han sido desplazados

Roberto Vela/ Corresponsal/Lima

Pareciera que las ONG que han recibido dinero de la Agencia de la ONU para los refugiados (ACNUR), y el gobierno peruano que ha recepcionado millones de soles en trámites migratorios e impuestos, les han dado la espalda a los venezolanos en Perú.

Los más invisibilizados por la pandemia en el país inca han sido los migrantes. Pareciera que no existieran: Ni los programas humanitarios del gobierno peruano, ni 1 dólar de los 100 mil que recibió la ONG Venezolanos en Perú han llegado a sus manos.

Es por eso que se han reinventado y ahora los vemos limpiando parabrisas en las avenidas de Lima o vendiendo caramelos, tapabocas, guantes y juegos de mesa; la respuesta al por qué lo hacen es contundente: Se sienten ignorados.

Sin como llevar el sustento a la casa, los migrantes venezolanos han tenido que hacer de todo y además, huir de la policía.

Soportando malas caras o recibiendo insultos a cambio, de parte de conductores, a lo largo de la avenida Canadá, que cruza los distritos de Lince y La Victoria o en la avenida Aviación, una de las más grandes de Lima, se aprecia una buena cantidad de migrantes. Lo hacen cautelosamente, tratando de escapar de la mirada de algún policía que les pueda ordenar que se vayan.

Otros aprovechan las colas en los alrededores de los supermercados Plaza Vea, Metro o Tottus, ofreciendo tapabocas, caramelos, guantes, o juegos de mesa a precios regalados, ya que lo importante es llevar qué comer a sus familias.

No es un gesto de desobediencia sino de sobrevivencia, pues más del 80%de los venezolanos no ha tenido un ingreso fijo en dos meses de cuarentena que hoy cumple el Perú y que culmina el 24 de mayo, pero que igual podría extenderse.

Muchos venezolanos quieren retornar a su país

El mercado mayorista de Lima, uno de los más grandes del país, ubicado en el distrito Santa Anita, era hasta hace poco uno de las pocas fuentes de empleo informal que tenían los venezolanos en el Estado de Emergencia; hasta que la semana pasada hubo enfrentamientos con policías para ingresar al espacio y se redujo la cantidad de personal, siendo los más perjudicados nuestros compatriotas.

Andrés Díaz, uno de los miles de migrantes, comentó que le quitaron arbitrariamente la carrucha con la que trabajaba estibando y lo sacaron del mercado. “Puede volver cuando termine definitivamente la cuarentena”, le dijeron.

Santa Anita es uno de los distritos con mayor cantidad de venezolanos residentes, al igual que San Juan de Lurigancho, San Juan de Miraflores y La Victoria. Precisamente en este último se encuentra ubicado el emporio comercial y textil Gamarra, el más grande de Perú y donde la cantidad de trabajadores venezolanos es importante.

Del destino de Gamarra nada se sabe, no hay fecha de reapertura aún y eso desespera a miles de migrantes.

Carolina Ávila asegura que durante dos años laboró en una cadena de ropa para bebés con sede en Gamarra. Ahora, con futuro incierto, no sabe si seguir en Lima o regresar a Venezuela.

Comentó que ha escrito en varias oportunidades a la ONG Venezolanos en Perú, de Óscar Pérez y no ha tenido respuesta.

“Vivo con mi hija de 3 años y no tengo nada, los ahorros se me fueron. Desde hace 1 mes le he escrito a Óscar Pérez y nada que responde, es más ni lee los mensajes de Instagram», dijo.

La conclusión es que ni el gobierno peruano, ni las ONGs, ni el gobierno del interino ni el gobierno legítimo ni nadie quiere ver la crisis por la que atraviesan los migrantes venezolanos en Perú.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *