¿Qué pasa en Corea del Norte? ¿Bloqueo o hermetismo como defensa?

Por Abrahan Aldama Bustamante (*)

La información relacionada en el ámbito político acerca de la República Popular Democrática de Corea, comúnmente llamada Corea del Norte, ha sido bastante limitada y restringida desde lo interno del país, debido a la propia naturaleza del sistema político que ha cerrado prácticamente todas las vías para la obtención de datos fidedignos que nos permitan analizar los aspectos más importantes en distintas materias: bien sea en lo social, político, económico o militar.

Nosotros desde occidente, no tenemos posibilidad de tener a la mano información precisa sobre este enigmático país, nos basamos mayormente en grandes cadenas de medios, para conocer los acontecimientos dentro de Corea del Norte, ya que hasta las redes sociales dentro del país del oriente asiático están suprimidas y sometidas al férreo control del Estado.

Pero ¿Por qué tanto hermetismo?

El régimen político de Corea del Norte está sustentado en la teoría del socialismo “Juche”, el cual reafirma la auto sustentación de la “Revolución” con los valores propios de la nación, atribuyéndose así mismo ser una “evolución del leninismo”, además se refuerza con un sistema de gobierno de un solo partido político, que es quien ejerce el control total en todos los ámbitos, incluyendo el militar por medio del Líder Supremo del Estado.

Debido a numerosas sanciones y presiones internacionales provenientes de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Corea del Norte se ha visto envuelta en una cortina de hierro que cierra por completo toda posibilidad de acercamiento hacia ella. Sobre todo desde el 2003, año en que Corea del Norte se retiró del Tratado de No Proliferación Nuclear, aperturando así la carrera armamentista sin ninguna limitante.

El hermetismo se ha reforzado dando inicio a todo tipo de especulaciones sobre los avances estratégicos del país en el desarrollo nuclear, esto aunado al gobierno que a lo interno domina a Corea del Norte y que genera condiciones para la desconfianza de occidente.

Con estas observaciones deducimos que debido a experiencias de otros países que han sido examinados por la opinión pública mundial y las consecuencias que la han traído a cada uno; el régimen de Pyongyang ha optado por darle la espalda al mundo, como mecanismo de defensa y así evitar confrontaciones que pongan en riesgo su estabilidad en el poder.

Razones para desconfiar

En el año 2006 oficialmente la República Popular Democrática de Corea admitió que posee armamento nuclear de altísima potencia e inició sus prácticas y ensayos de misiles balísticos como una muestra de su poderío militar, siendo esto la demostración a potencias occidentales de que el país está preparado para defender su programa de desarrollo nuclear.

La razón principal presentada por el régimen norcoreano para su programa armamentista, es la amenaza constante por parte de países considerados sus enemigos, tales como Estados Unidos y Japón, además de que países como India, Pakistán e Israel también han iniciado programas nucleares ambiciosos y no han despertado la duda de la comunidad mundial respecto a los fines de dichos proyectos.

La desconfianza, presentada por la comunidad mundial, hacia el plan nuclear de Corea del Norte, está sustentada en la naturaleza del régimen político del país, donde las libertades individuales están suprimidas, se vive en un constante estado de acoso a los ciudadanos siendo estos obligados a rendir culto a personalidades políticas incluyendo al Líder Supremo del Estado Kim – Jong Un.

También las violaciones constantes a los derechos humanos que han sido públicas gracias a los desertores que sorteando todas las trabas han llegado a países vecinos, ejecuciones a adversarios políticos entre muchas otras acciones. Han llamado a la reflexión a toda la comunidad internacional de que un régimen con esas características con poderío armamentista nuclear es realmente motivo para preocuparse por la paz mundial.

(*) Especialista en Ciencias Políticas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *