Un muerto corrobora la tesis de Aída Merlano y confirma la compra de votos para Iván Duque y Uribe Vélez.

El Ñeñe” tiene hoy en jaque al senador Álvaro Uribe Vélez y al presidente Iván Duque.

Iván Duque en compañía de «El Ñeñe» Hernández y María Claudia Ariza

Misael Salazar F.

Guillermo Hernández “El Ñeñe” Hernández, murió el año pasado. Mejor dicho, lo mataron. Pero numerosos testimonios, en igual número de audios, hoy en poder de la Fiscalía colombiana, parecen corroborar la tesis de Aída Merlano sobre la compra de votos en Colombia, de la cual no escaparían ni el mismo presidente Iván Duque ni el hoy senador Álvaro Uribe Vélez.

El primer escándalo que deja al descubierto “El Ñeñe” Hernández, en su audios, es que se compraron votos para favorecer la candidatura de Iván Duque a la presidencia de

la República, en 2018. En los audios, el hoy fallecido pide dinero para comprar votos en La Goajira a favor de Iván Duque, porque deja claro que Gustavo Petro le sacó al hoy mandatario colombiano 9.000 votos  en la primera vuelta electoral y reclama que necesita dinero para poder reducir esa diferencia y evitar que Petro sea el presidente de Colombia.

Pero, queda al descubierto, también, que “El Ñeñe” Hernández no solo era un próspero ganadero de la costa norte colombiana.

Además de ello, era íntimo amigo de Álvaro Uribe Vélez e Iván Duque, aunque hoy lo nieguen. Incluso, viajaba en aeronaves de la fuerza pública colombiana y asistía a reuniones y parrandas con el ex mandatario y hoy senador y con el actual presidente colombiano.

Los pecados de “El Ñeñe”

Cuando “El Ñeñe” Hernández fue hallado muerto en Brasil, el año pasado, no solo era un reconocido y próspero ganadero de la costa norte colombiana.

El íntimo de Uribe Vélez y e Iván Duque, era, también, integrante de la mafia liderada por Marcos de Jesús Figueroa, Alias “Marquitos”, un reconocido narcotraficante y contrabandista que fue capturado por la policía brasileña y puesto a la orden de las autoridades colombianas. Hoy purga condena y enfrenta un juicio en una de las cárceles colombianas de máxima seguridad conocida como La Picaleña.

“El Ñeñe”, también estaba investigado por el asesinado del hijo de un prestamista del César. De acuerdo con las investigaciones judiciales, “El Ñeñe” le debía al prestamista 1.000 millones de pesos, aparentemente invertidos en la compra de votos. Cuando el prestamista decidió cobrarle, ”El Ñeñe”, junto a otros investigados, habría planificado la muerte y contratado los sicarios pero estos no mataron al prestamista sino al hijo. Se equivocaron de víctima.

En síntesis, “El Ñeñe” era íntimo amigo del ex mandatario Álvaro Uribe Vélez y el hoy presidente Iván Duque, pero era también culpable de un asesinato y estaba vinculado a la mafia de “Marquitos”. Po lo tanto, se dedicaba al narcotráfico y al contrabando.

Este es el muerto que hoy tiene en jaque al senador Uribe Vélez y al presidente Duque. Y es el mismo muerto que provocó la renuncia de María Claudia Daza, asistente y personal de confianza de Álvaro Uribe Vélez en el Congreso. De acuerdo con los audios de “El Ñeñe”, Claudia Daza hablaba con él y servía de intermediaria entre él y el ex presidente. Por lo tanto, conocía de la compra de votos y otros delitos de “El Ñeñe”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *