Joe Biden se acordó de ganar en Carolina del Sur, pero este martes se decide buena parte de su futuro.

Un total de 14 estados celebran hoy elecciones primarias del partido Demócrata. Sanders, Biden y Bloomberg, deciden hoy buena parte de su futuro.

Bernie Sanders, Joe Biden y Michael Bloomberg

Misael Salazar F.

Luego de un desastroso arranque en las primarias demócratas de Iowa, New Hansphire y Nevada, el ex vicepresidente de EE UU, Joe Biden, se acordó que tenía que ganar en Carolina del Sur.

En el primero de los tres estados (Iowa), el declarado homosexual, millenials y políglota, Pete Buttigieg, se alzó con la victoria contra todos los pronósticos. Hasta el favorito Bernie Sanders fue sorprendido. Ni qué hablar de Biden

Luego, en el Caucus de New Hampshire, Sanders surgió de abajo y se ubicó en el primer lugar con una leve ventaja sobre el recién aparecido Buttigieg. Joe Biden continuaba en la fosa, casi de incógnito.

En Nevada, Sanders habló duro. Se impuso a sus rivales con un alto porcentaje, demostrando que es uno de los candidatos a la nominación del partido Demócrata.

Y se suponía que la racha de Sanders continuaría en aumento. Solo que el ex vicepresidente se acordó que la nominación se gana a punta de delegados y arrasó en las primarias de Carolina del Sur. Nuevamente se colocó como lo que realmente es: Uno de los favoritos, junto al declarado socialista Bernie Sanders.

Hasta que llega el súper martes

Pero este martes la historia puede ser distinta. Hay primarias en 14 estados. Y solo el Estado de California, el más poblado de los Estados Unidos, con 39 millones de habitantes, colocará más delegados que los que han puesto los cuatro estados anteriores: Iowa, New Hansphire, Nevada y Carolina del Sur). California colocará más de 400 delegados.

El caso es que hoy se decidirá el futuro de muchos candidatos. Con la cantidad de delegados que hoy se eligen, es probable que varios aspirantes demócratas decidan su retiro. El sorprendente Pete Buttigieg ya lo hizo. Abandonó su aspiración a la candidatura.

Pero lo que hoy se juega es el futuro de Bernie Sanders, Joe Biden y el mismo multimillonario Bloomberg, quien ha desatado la campaña más millonaria de todas (5,5 millones de dólares diarios en publicidad), en un intento por convencer a los votantes que él es quien puede derrotar a Donald Trump, en caso de que resulte ser el candidato.

El favorito en las encuestas es Sanders, pero el socialista ha desatado muchos temores desde que la semana pasada defendió el proceso de alfabetización cubano liderado por Fidel Castro.

El veterano Sanders no ha dicho nada nuevo, ni nada que el mundo no sepa: La propia ONU alabó el método y el esfuerzo de Cuba al ser declarado un país con cero analfabetismo y el país con la mayor cantidad de población universitaria, en relación con la cantidad de sus habitantes.

El problema es que dentro del partido Demócrata también hay quienes están interesados en que nada cambie en los Estados Unidos. Por lo tanto, enfilaron sus baterías contra Sanders, calificándolo como una amenaza. 

Este martes sabremos si los Demócratas están preparados para que alguien como Sanders sea el gran aspirante a derrotar a Trump en noviembre.

Este martes, también, sabremos si Joe Biden conserva el título de gran favorito a conquistar la candidatura demócrata. Un revés, obligaría al ex vice presidente a reflexionar en serio sobre su eventual retiro de la lucha por la nominación demócrata.

 ¿Y Bloomberg, el multimillonario? También hoy se juega Bloomberg el futuro en la contienda. Si después de gastar 5.5 millones de dólares diarios en publicidad para colocar su nombre en la gran contienda del partido Demócrata, no resulta favorecido, hasta hoy habrá llegado su aspiración como candidato presidencial.

En síntesis, Sanders, Biden y Bloomberg, deciden este martes buena parte de su futuro. O permanecen en campaña o se retiran. Pero lo más probable es que hoy los votantes del súper martes decidan quiénes son los dos grandes aspirantes a la nominación demócrata. Todo parece indicar que no hay espacio para tres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *