378 migrantes venezolanos han sido asesinados en la conflictiva frontera colombo-venezolana.

Un total de 28 estructuras o grupos ilegales operan en la larga y porosos frontera binacional de 2.219 kilómetros.

Son 2.219 kilómetros de frontera muy conflictivos

Misael Salazar F.

Un total de 378 migrantes venezolanos fueron asesinados en la conflictiva frontera colombo-venezolana durante los años 2017 y 2019, según el informe “Sin Dios ni Ley” presentado por la Fundación Paz y Reconciliación (Pares).

El mismo informe señala que durante los últimos siete años (entre 2012 y 2019), un total de 4.911 personas han sido asesinadas a lo largo y ancho de la frontera que comparten los dos países.

Los datos son escalofriantes: 203 secuestros se han producido en la frontera de 2.219 kilómetros y 78 niños han sido reclutados para que formen parte de cualquiera de las estructuras delictivas que operan en la extensa faja fronteriza.

2.219 kilómetros para el delito  

Desde hace décadas, la gran frontera que comparten Colombia y Venezuela ha servido para el intercambio comercial entre pobladores de ambas naciones.

El contrabando de gasolina mueve muchos millones de pesos

Pero a medida que las relaciones entre los dos países han ido empeorando, la colaboración entre los gobiernos y los organismos de seguridad ha ido disminuyendo, hasta el punto de convertir esa vasta región en un centro de actividades delictivas sin ningún o poco control por parte de las dos naciones.

De acuerdo con el informe de Pares y otras instancias, en los 2.219 kilómetros de frontera que comparten Colombia y Venezuela, se desarrollan actividades como el narcotráfico, el contrabando de gasolina y armas e incluso la trata de blancas.

Hay puntos álgidos como el caso de la región de El Catatumbo, en el Departamento Norte de Santander, limítrofe con Venezuela. Allí, el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y el Ejército Popular de Liberación (EPL), se disputan a muerte el territorio. Es que en El Catatumbo se ubican tres de los municipios con mayor índice de cultivos de coca en Colombia, según informes de las autoridades.

Otro punto álgido es La Goajira, específicamente Maicao, donde se libra una feroz lucha por el control de las trochas por donde pasa todo el contrabando entre los dos países. Aquí es frecuente el contrabando y el tráfico de personas.

En el departamento de Arauca es muy frecuente la presencia del ELN y en otras regiones o zonas de la porosa frontera, operan grupos disidentes de las FARC que se negaron a acogerse al proceso de paz firmado con el gobierno del presidente Juan Manuel Santos.

28 estructuras armadas ilegales operan en la frontera

De acuerdo con la información de Pares, en la frontera colombo- venezolana operan un total de 28 organizaciones ilegales, incluidos grupos guerrilleros como el Ejército de Liberación Nacional (ELN), el Ejército Popular de Liberación (EPL), o lo grupos disidentes de las FARC.

Muchas estructuras ilegales operan en la frontera

Pero en la frontera también operan o tienen presencia grupos como Los Rastrojos, El Clan del Golfo o Las Águilas Negras, que se formaron con disidentes que pertenecieron a las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) y muchos otros grupos o bandas delictivas que operan amparados en cualquiera de los grupos señalados para cometer cualquier clase de delitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *