Si Pete Buttigieg gana las primarias demócratas, el rival de Trump será un joven gay que habla 7 idiomas.

Y si Buttigieg llegara a ser presidente de Estados Unidos, los norteamericanos tendrían que hablar de “primer caballero”, en lugar de primera dama, pues está casado con Cazten Glezman, un maestro de 30 años, menor que el candidato.

Pete Buttigieg, la gran sorpresa del Caucus de Iowa

Misael Salazar F.

Las primarias demócratas de Iowa fueron un fiasco, es cierto.

Pero la lucha interna en busca del rival de Donald Trump en las elecciones del próximo 3 de noviembre comenzaron con una gran sorpresa: El ganador del primer pulso no fue el ex vice presidente Joe Biden, ni el socialista Bernie Sanders ni Elizabeth Warren.

No. El ganador del polémico Caucus de Iowa fue Pete Buttigieg, un joven gay, tecnócrata, graduado en Harvard, que habla 7 idiomas y con tendencia hacia la centro derecha.

Claro que es toda una sorpresa. Hasta hace unos meses, Buttigieg no era más que el ex alcalde de South Bend (Estado de Indiana), uno más (el menos conocido) entre una docena de aspirantes a la nominación demócrata para disputarle a Trump la presidencia de la primera economía del planeta.

La batalla apenas comienza, pero Pete Buttigieg ya es un referente importante en la política estadounidense. Y si llegara a coronar la candidatura demócrata (para lo cual falta mucho camino por recorrer), rompería varios récords: Sería un candidato extremadamente joven (38 años); sería el primer candidato demócrata abiertamente gay y sería el primer candidato en hablar 7 idiomas. Como vemos, su oferta no es nada despreciable.

Empate con Bernie Sanders

Tras casi tres días de larga espera, se dieron a conocer los resultados de las primarias del Estado de Iowa, el primero de una larga lista de contiendas internas antes de conocer el candidato demócrata que enfrentará al polémico y mediático Donald Trump.

Finalmente, y mientras Trump celebraba el fracaso demócrata y su casi segura absolución en el Impeachment, se conocieron los resultados que los demócratas tanto esperaban. Buttigieg (quién iba a creerlo), le ganó a Bernie Sanders por un estrecho margen: 26,2%, frente al 26,1%. Elizabeth Warren ocupó el tercer lugar con el 18% y en el cuarto lugar Joe Biden, la gran decepción de la primera jornada interna de los demócratas, con 15,8%.

 ¿Quién es Pete Buttigieg?

Por ahora es un joven jugador político que pasó de las ligas menores a las grandes ligas.

Llegó a las primarias de Iowa como parte de un montón de 12 aspirantes a la nominación demócrata, pero compitiendo con pesos pesados de la política norteamericana como Bernie Sanders (un referente de la izquierda estadounidense), la polémica Elizabeth Warren y el archiconocido Joe Biden, ex secretario de Estado de Barak Obama.

No sabemos qué pueda suceder en los tantos capítulos que faltan por escribir en esta larga batalla en busca del rival del magnate Donald Trump, quien aspira a la reelección. Pero Buttigieg comenzó ganando y ello se convierte en un hándicap muy importante para un joven político con aspiraciones mayúsculas.

Su juventud (38 años), pudiera resultar un obstáculo entre la población mayor de los Estados Unidos, pero su imagen puede resultar atractiva para la población electoral joven.

Si alguien creyera que, por su juventud, Buttigieg no está preparado para tan descomunal reto como arrebatarle la presidencia a Donald Trump, debe saber que es un tecnócrata graduado en Harvard y que habla 7 idiomas. ¿Se maginan un presidente estadounidense hablando 7 idiomas?

Es, además, un joven político gay con ideas de centro derecha, pero con algunos planteamientos progresistas que pueden llamar la atención de muchos votantes. Por ejemplo, plantea que, en materia de salud, debe haber oportunidades para todos los estadounidenses pero que deben existir, paralelamente, los modelos público y privado, de manera que alguien pueda optar por uno u otro, según sus aspiraciones, según sus limitaciones.

También es un defensor de los sindicatos y un promotor del aumento del número de integrantes de la Corte Suprema, además de otros aspectos de su amplia oferta electoral.

Un reto para los demócratas, un reto para Estado Unidos

Pete Buttigieg ya pasó a la historia como el ganador de las internas demócratas de Iowa.

Pero su aspiración y su victoria reciente les planteará un gran reto a los demócratas y muy probablemente a los estadounidenses: ¿Están preparados unos y otros para admitir un candidato y un aspirante presidencial de la comunidad gay, con un currículo nada despreciable?

Más aún: ¿Están preparados unos y otros para admitir un candidato que, en lugar de esposa o primera dama, asistirá a los mítines y reuniones políticas y sociales con su esposo y posiblemente “primer caballero”, Chazten Glezman, un maestro de 30 años de edad, ocho menos que el candidato?

Esperemos el próximo capítulo de las internas demócratas. Por ahora, Pete Buttigieg es el nuevo referente de la política estadounidense, independientemente de lo que pueda suceder en los meses venideros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *