Aída Merlano: Una joya en poder de Nicolás Maduro. Iván Duque puede jugar una carta equivocada.

Iván Duque no reconoce a Nicolás Maduro como presidente de los venezolanos. En tales condiciones, Maduro queda exento de colaborar con Colombia para la deportación o extradición de la ex parlamentaria.

Aida Merlano, ex congresista colombiana detenida en Venezuela

Misael Salazar F.

La espectacular fuga de la ex congresista colombiana Aida Merlano, de una clínica odontológica del norte de Bogotá, en octubre del año pasado, no solo dejó al descubierto las falencias y la corrupción en el sistema de justicia colombiano, también, su captura en Maracaibo, puede contribuir a deteriorar las ya inexistentes y muy complicadas relaciones diplomáticas entre Colombia y Venezuela.

La forma como escapó de la justicia la ex congresista, condenada a 15 años de prisión por delitos electorales, mostró las flaquezas del CTI, un brazo de la Fiscalía colombiana que tenía a su cargo la vigilancia de Merlano. De hecho, el director del organismo, William Ruiz, fue destituido, de la misma forma que fueron destituidas dos altas funcionarias de la cárcel El Buen Pastor, donde la ex parlamentaria se hallaba recluida.

El gobierno de Iván Duque, ridiculizado por esta, considerada una sensacional fuga, incrementó en 200 millones de pesos la propina para quien ofreciera alguna información que permitiera  re capturar a la ex congresista,  acusada de montar un clan corrupto para captar votos en la costa norte colombiana y asegurarse así su elección en el congreso.

Las fuerzas policiales de Maduro capturan a la ex parlamentaria

  El caso de Aida Merlano ya se hallaba olvidado en la sociedad colombiana.

Cualquier decisión sobre Aida Merlano pasa por Nicolás Maduro

El pasado lunes, la Fuerza de Acciones Especiales (FAES), (un brazo de la Policía Nacional Venezolana), capturó a la ex congresista en un sector de la ciudad de Maracaibo, capital del Estado Zulia en territorio venezolano.

Pero la noticia no puede alegrar al gobierno colombiano liderado por Iván Duque. Por coincidencia o como parte de un posible trabajo de inteligencia, Aida Merlano es hoy una joya en poder del gobierno de Nicolás Maduro, con el que Iván Duque no tiene ningún tipo de relación, ni económica ni diplomática. De hecho, Maduro Moros no es reconocido por el gobierno de Colombia, que considera a Juan Guaidó como el “presidente legítimo” de los venezolanos.

Es cierto que Merlano tenía orden de captura por parte de la Interpol, pero también es cierto que fue capturada en Venezuela, por un cuerpo de seguridad bajo las órdenes de Nicolás Maduro. En conclusión, Aida Merlano es una joya en poder del gobierno de Nicolás Maduro.

Extradición o deportación

En un escenario de relaciones diplomáticas normales entre dos países, Venezuela podría optar por la extradición de la ex parlamentaria a territorio colombiano.

Esa ´posibilidad está casi descartada, por cuanto la misma amerita coordinación entre las distintas instituciones y poderes.

Al no existir relaciones diplomáticas y, peor aún, al no ser reconocido por el gobierno de Colombia, Nicolás Maduro queda exento de iniciar un proceso de colaboración con el fin de entregar, vía extradición, a la ex congresista Aida Merlano.

La otra figura es la deportación, que no amerita demasiado trámite burocrático. Este proceso queda a discreción del gobierno, en este caso de Nicolás Maduro. En caso que la relación entre los dos países resultara fluida, lo más lógico es que Maduro optara por la deportación, en vista de que la ex congresista ingresó a territorio venezolano sin documentación legal, lo que facilitaría el proceso.

Pero resulta obvio que Nicolás Maduro tiene el sartén por el mango en ambos procesos y todo va a depender de su voluntad para contribuir a resolver este nuevo episodio en las relaciones entre ambos países.

Iván Duque puede jugar la carta equivocada

Tan pronto el gobierno colombiano confirmó la captura de Aida Merlano en territorio venezolano, el Ministerio de Justicia anunció que solicitaría formalmente a Juan Guaidó “presidente legítimo” de Venezuela, la extradición de la ex parlamentaria.

Iván Duque no reconoce a Nicolás Maduro como presidente de Venezuela

Allegados a Guaidó han dicho que el auto proclamado presidente está dispuesto a firmar la extradición de Merlano. El problema estriba en que no es, precisamente Guaidó, quien tiene el poder real en Venezuela.

La ex congresista y el hombre que la acompañaba al momento de la captura, quedaron el pasado lunes en manos del ministerio público. Cualquier decisión respecto al futuro de Aida Merlano queda absolutamente en manos de Nicolás Maduro y Maduro sabe que tiene una joya de altísimo valor en sus manos.

Allegados a Guaidó han dicho que firmará la orden de extradición de Merlano

Lo que a simple vista se vislumbra es un nuevo episodio, muy complicado, en las ya difíciles relaciones entre Colombia y Venezuela. Duque dice entenderse con Juan Guaidó, pero no es el presidente de la Asamblea Nacional y presidente autoproclamado, quien tiene el poder real para extraditar o deportar a Merlano. Al menos, por ahora, esa es una potestad de Nicolás Maduro Moros, a quien Iván Duque no reconoce como presidente de Venezuela.

Distinto resultara si Nicolás Maduro considerara que Aida Merlano no significa nada para su gobierno y optara por deportarla, pero dado el escenario actual, no es posible pensar que Maduro le ponga tan fácil las cosas a Iván Duque, de manera que próximos capítulos están por venir en este nuevo episodio que surge entre los dos países que comparten más de 2.000 kilómetros de frontera binacional y una historia reciente llena de muchos desencuentros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *