Turquía-Siria ofensiva: No es nuestro problema, dice Donald Trump

El presidente Donald Trump ha dicho que «no es nuestro problema» si Turquía entra en Siria, llamando a los antiguos aliados de EE.UU. los kurdos «no hay ángeles».

Turkia

Los EE.UU. se enfrentan a intensas críticas por retirar sus fuerzas de Siria, lo que, según algunos, dio luz verde a Turquía para lanzar una ofensiva transfronteriza contra las fuerzas lideradas por los kurdos.

El Sr. Trump dijo a los periodistas de la Casa Blanca que Estados Unidos «no es un agente policial».

«Es hora de que nos vayamos a casa», dijo.

Turquía lanzó la ofensiva en el norte de Siria hace una semana para hacer retroceder a los miembros de una milicia kurda siria llamada Unidad de Protección del Pueblo (YPG) y crear una «zona segura» a lo largo del lado sirio de la frontera, donde se pueden reasentar hasta dos millones de refugiados sirios.

La operación turca se produjo después de que el Sr. Trump ordenara la retirada de las fuerzas estadounidenses de la zona.

Las fuerzas lideradas por los kurdos han sido un aliado clave de los Estados Unidos en la lucha contra el Estado islámico en Siria y se teme que la desestabilización pueda llevar a un resurgimiento de los militantes.

¿Qué dijo el presidente?

El Sr. Trump dijo que consideraba que la situación en la frontera entre Turquía y Siria era «estratégicamente brillante» para los Estados Unidos.

«Nuestros soldados están fuera de allí. Nuestros soldados están totalmente a salvo. Tienen que solucionarlo. Tal vez puedan hacerlo sin pelear«, dijo.

«Estamos observando y negociando y estamos intentando que Turquía haga lo correcto, porque nos gustaría detener las guerras de todas formas».

El presidente también dijo que los kurdos no son «ángeles».

«Lucharon con nosotros. Hicimos mucho dinero para que pelearan con nosotros, y eso está bien», dijo. «Lo hicieron bien cuando pelearon con nosotros. No les fue tan bien cuando no se pelearon con nosotros».

El Sr. Trump añadió que el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) -un grupo rebelde que lucha por la autonomía kurda en Turquía- «es probablemente peor con el terror y más una amenaza terrorista en muchos sentidos que» el Estado islámico.

¿Cuál es el contexto?

Ankara ve a la milicia del YPG como una extensión del PKK.

Los Estados Unidos han designado al PKK como una organización terrorista extranjera y una entidad terrorista global especialmente designada. Los EE.UU. han reconocido anteriormente los vínculos entre el PKK y el YPG, pero han rechazado la afirmación de Turquía de que el YPG es una extensión del PKK.

El YPG domina una alianza de milicias kurdas y árabes llamada Fuerzas Democráticas Sirias (SDF), que ha expulsado al grupo del Estado Islámico (IS) de una cuarta parte de Siria en los últimos cuatro años con la ayuda de ataques aéreos de una coalición multinacional liderada por Estados Unidos.

El domingo, después de que las tropas estadounidenses comenzarán a retirarse de la región y las fuerzas lideradas por Turquía obtuvieran beneficios, los kurdos acordaron un acuerdo con el gobierno sirio para que el ejército sirio se desplegara en la frontera para ayudar a repeler el ataque turco.

El vicepresidente Mike Pence y el secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo se dirigen a la capital turca, Ankara, para reunirse con el presidente turco Recep Tayyip Erdogan.

Dispararle a los migrantes

Los Estados Unidos anunciaron el lunes sanciones contra Turquía.

El miércoles, un portavoz del presidente de Turquía, Erdogan, dijo que el Ministerio de Asuntos Exteriores del país estaba preparando sanciones de represalia contra Estados Unidos.

Ankara ha prometido continuar su ofensiva y se ha negado a negociar con los combatientes kurdos.

¿Qué es lo último sobre el terreno?

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con sede en el Reino Unido, dijo el miércoles que las fuerzas sirias y rusas habían entrado en la ciudad fronteriza de Kobane, tras el acuerdo alcanzado entre los kurdos y Damasco tras la incursión de Turquía.

Según los informes, docenas de civiles han muerto en la operación hasta ahora y al menos 160.000 han huido de la zona, según las Naciones Unidas.

Mientras tanto, el Consejo de Seguridad de la ONU volvió a pedir el miércoles a Turquía que ponga fin a su asalto.

Las fuerzas del gobierno sirio entraron el martes en la ciudad estratégica de Manbij, dentro de la zona donde Turquía quiere crear su «zona segura».

Las tropas turcas y los combatientes pro-turcos y antigubernamentales también se han estado reuniendo cerca de Manbij.

En los últimos dos años, cientos de tropas estadounidenses han patrullado visiblemente la ciudad estratégica, pero se fueron a principios de esta semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *