Miles de migrantes venezolanos corren desesperados a Ecuador

Miles de venezolanos esperaban cruzar la frontera colombo-ecuatoriana antes de las 12 de la noche del domingo. El 26 de agosto entra en vigencia la Visa Humanitaria.

Miles de migrantes venezolanos espera cruzar la frontera con Ecuador

Misael Salazar Flórez

Al mediodía de este domingo, 25 de agosto, la situación en Ipiales (Departamento de Nariño), en los límites con Ecuador, era incierta.

Los migrantes venezolanos siguen llegando por montones a la frontera colombo-ecuatoriana. No saben si van a pasar a Ecuador antes del lunes 26 cuando las autoridades de ese país comiencen a pedir la Visa Humanitaria.

Y si no logran pasar antes de la hora prevista, tampoco saben qué hacer. Quedarse en Colombia es una opción. Regresar a su país, es la otra.

Desde este lunes Ecuador exigirá la Visa Humanitaria a los venezolanos

Pero los migrantes venezolanos no quieren ninguna de las dos últimas opciones. La mayoría de ellos caminaron 1.500 kilómetros desde Cúcuta hasta Bucaramanga, Pereira, Ibagué, Cali, Popayán y Pasto, con el fin de ingresar a Ecuador o Perú, o Chile o Argentina. Por nada del mundo quieren regresar a su país. Por algo han hecho semejante sacrificio.

En los últimos días, según cifras de Migración Colombia y Migración Ecuador, han llegado a la frontera entre los dos países miles de inmigrantes con la esperanza de cruzar la frontera antes de la fecha indicada para el visado humanitario.

Solo el viernes 23 de agosto llegaron entre 6 y 7 mil inmigrantes venezolanos a Ipiales, una ciudad fronteriza y fría por estos días, donde su alcalde decretó el Estado de Calamidad Pública para poder atender la emergencia. La primera autoridad no sabía qué hacer con tantos seres humanos que iban llegando sin cesar con la esperanza de cruzar la frontera antes de que amanezca el lunes.

Desde el 26 de julio de este año, cuando las autoridades migratorias de Ecuador anunciaron que el 26 de agosto entraría en agencia la Visa Humanitaria, han sido muchos los venezolanos que han salido de su país con rumbo a la frontera con Ecuador. Migración Ecuador estima que unas 3000 personas pasaban a diario por el puente Rumichaca buscando huir de la crisis venezolana, esperando hallar otra vida al otro lado del puente.

El sábado en la noche hubo una reunión urgente para tratar la situación de los inmigrantes. Era obvio que tal avalancha humana necesitaba ser tratada por múltiples organismos y de muchas maneras: Salud, alimentación, asesoría, etcétera.

Las imágenes son muy elocuentes: Son miles de seres humanos que, huyendo de la crisis de su país, llegaban a la frontera, sobre todo a la helada Ipiales, que por estos días tiene una temperatura muy baja que calcina los huesos. Los migrantes se cobijan, aprietan los labios, arrugan la cara, pero no hay paso atrás. Quieren atravesar la frontera donde seguramente podrán soñar con un mejor futuro.

La hora límite estaba por llegar. Quienes logren atravesar la frontera antes de las 12 de la noche del domingo, podrán empezar a pensar en otra vida. Quienes no logren hacerlo, tendrán que atrasar sus planes de iniciar una nueva vida o regresarse a continuar con la que llevaban cuando decidieron partir huyendo de la espantosa crisis que los obligó a abandonar su país.
Todos esperaban pasar al otro lado. Ninguno esperaba dar marcha atrás en su propósito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *